Seleccionar página

La política de apertura de importaciones implementada por el gobierno de Mauricio Macri ha golpeado con fuerza la industria avícola argentina: la faena de pollo cayó un 8,6% en 2016 y las exportaciones se vieron disminuidas en 80 mil toneladas.

La crisis la pagarán los trabajadores

El presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), Roberto Domenech,, advirtió que la situación vivida en la firma Cresta Roja, donde el personal se redujo en un 50 por ciento, podría extenderse con la actual caída de la carne aviar y el consumo interno de pollo.

Durante los 12 años de kirchnerismo, el sector fue impulsado con 2.100 millones de pesos en subsidios. Sin embargo, con el cambio de Gobierno, se dio de baja a la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA) y se recortaron esas ayudas.

Además, según declaró Héctor Motta, presidente de la Cámara de Productores de la Industria Avícola (CAPIA), la competencia con los productos brasileños, con precios de hasta un 40% menores a los nacionales, influyeron en la pérdida de competitividad.

Infórmese sobre despidos en cordoba de 1.600 trabajadores en la planta avícola Avex. Representantes sindicales adjudican la decisión de la empresa a la demora del gobierno Nacional en la importación de maquinarias de última tecnología.